jueves, enero 04, 2007

Relojes de arena del laberinto

Image Hosted by ImageShack.us
Sincronizar los relojes de arena según lo exigen los cuerpos. Arena húmeda cayendo uno en otro. Y el ojo del tiempo dilatando la piel. Piel abierta en paredes blancas. Mesa blanca, donde los cuerpos igualan los manjares de la tierra. Ver adentro del otro cada vez más hondo, el salvajismo y la ternura. Ver más allá, cuando el milagro acecha. Basta una mirada de árbol. Y los oráculos ahuecando las manos. Abrazo desnudo: cicatriz de luz en dos ventanas. Paredes blancas para reescribir el tiempo en que los amantes de arena derrotan el laberinto.

Foto unsologato.

11 Comments:

Blogger Xime said...

O como lo que decía Anguita, de la clepsidra, el reloj de agua, y esa dinámica de tomar/dar - dar/tomar. Los granitos como segundos en los que enterrarse y claro, la luz.

Abrazos y langüetazos de gato-cronopio.

enero 04, 2007 2:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

mi primer amor
ese realmente primero
me regalo un reloj de arena... tan frágil como yo, para mi realmente primer cumpleaños...
lo tenía en la mano cuando llegué aquí, de donde nunca salgo ilesa.

dos besos

enero 06, 2007 12:42 a. m.  
Blogger frank said...

los gatos tienden a vivir en relojes de arena
se deslizan arribabajo abajoarriba con las olas del tiempo

buen texto, Gato!

enero 07, 2007 1:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

como siempre.

Abrasos don gato y saludo al resto de la pandilla.

enero 07, 2007 6:59 p. m.  
Blogger Magda de los devastados said...

Derrotar el laberinto es lo mejor. Besos.

enero 07, 2007 10:15 p. m.  
Anonymous g3 said...

Los relojes de arena son tremendamente posesivos, exigen que se permanezca muy pendiente de éllos. No les gusta que los desatiendan. Si dejas de mirarlo, es capaz de darse vuelta solo y hasta saltar hasta tu cabeza para que lo atiendas.
¡Qué tremndo contraste entre estos simpáticos "observadores" de granos de arena, siempre "sedientos" y los relojes atómicos que te indican hasta la duración de los instantes que pareciera que no fueron, pero que existieron

enero 08, 2007 3:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sincronizar la humedad es lo que dilata la piel, dilata los sentidos, dilata lo real, dilata la individualidad. Asi es posible derrotar el laberinto, creo.
Salud!

enero 09, 2007 10:40 a. m.  
Blogger Aira said...

La permanencia de la arena dentro del reloj es la muerte del que lo observa pedazo a pedazo, como trozos de piel rompiendo las perlas del mar.

enero 09, 2007 6:18 p. m.  
Blogger unsologato said...

se agradecen con grandes gratitudes felinas los comentarios que dejaron en estas arenas del reloj...

buen 2007 para todos!!!

abrazoceánico gatuno!!!

enero 10, 2007 10:56 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estoy esperando el momento en que las paredes del laberinto sencillamente se caigan o, mejor, se desvanezcan al resonar un par de palabras entre las que estará la afirmación.
Y que el arena no sea más que la de una playa sin tiempo, como corresponde a los amantes; mejor: a los amores.
todosmistambores (que te presto gustosa, aunque ahora tenga los parches silenciados)

enero 15, 2007 11:58 p. m.  
Blogger FNH said...

... :)

enero 05, 2008 10:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.