miércoles, octubre 21, 2009

(Florecimiento 5117)



Otra forma de florecer sin flor. O florecimiento como antecedente necesario de esa tristeza profunda del cielo raso aún blanco. Blanco sin pétalos de orquídea de ahorcado. El encierro multiplicado en flor que se sabe muerta antes de posarse en un cuerpo que se abre. Se abre hasta el éxtasis de inmanencia sin abrazo, sin ombligo. Flor que no miente a ese cuerpo un aire menos respirable en el espiral semántico de la disolución. Antiguas formas que se despojan de todo entusiasmo móvil, ígneo, vital, transmigratorio. En la inminencia tantálica de un pan sin pétalos sumergido en orines venéreo. Acaso flor abyecta que pide otro escenario, otra culpa. Flor suicidada que suplica más bocas que la chupen o terciopelos oscuros que la contengan. El encierro aumenta esos derrames en la helicoide que no se alcanzan a divisar desde la cruz. La cruz que florece transparencia animal y amatoria, sin flor ni paredes blancas alrededor.


Foto unsologato.

1 Comments:

Blogger Frank H. said...

de orquídeas y desajustes vivenciales

abrazo, poeta magno!

octubre 31, 2009 2:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.