domingo, agosto 16, 2009

(Mutaciones 5060)




Hay cierta ruptura con la realidad. Nada grave. La ausencia, medida en lágrimas que no caen del espejo. Un cuerpo se aleja de otro cuerpo, eso es todo. Las paredes no hablan de amor. Las ventanas no se abren del todo a la muerte. Una luz ajena presta complicidad a los movimientos perplejos de esos mismos cuerpos. La circulación de la sangre en barrios más periféricos. Calles con árboles que no recuerdan los detalles de esos ahorcados que jugaban con el viento. La respiración permite al aire un encierro no del todo asmático. Las paredes, aunque infinitamente blancas, no hablan de amor. Y las ventanas comulgan con oscuridades que vienen desde el fondo de la casa incendiada. Es posible que en una de las recurrentes pesadillas se termine por cambiarle el nombre a las cosas más cotidianas: la puerta de calle, los libros, la cama, las variaciones goldberg y ciertos sentimientos que no vienen al caso mencionar, ni fotografiar con total nitidez.



Foto unsologato.

5 Comments:

Blogger Frank H. said...

las rupturas con la realidad han llegado a ser cotidianas
y muy sanas para el alma

abrazos, poeta!

agosto 17, 2009 9:42 a. m.  
Blogger Marimé said...

He descubierto que gata soy yo, porque vengo por la tercera muerte. Feo. Pero aquí estoy entre cielos y suelos y celos que sí hablan de amor con aire y árboles, regadera en mano siempre: eso las lágrimas. Usando hasta la mínima rendija que me dejan, porque no me dejan más.
La realidad dice muchas otras cosas si uno quiere escucharlas, poeta.

agosto 17, 2009 9:52 a. m.  
Blogger Rey muerto said...

Suena a catarsis, querido amigo. Tu texto es reflejo de tu evolución en todos los sentidos, pleno de sentido, sencillez despojada de ornamentos innecesarios... Me gustó mucho.

¡Te animo y te abrazo, fuerte, Gato mío!

agosto 17, 2009 1:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

mis azules se hacen tibios magentas para acariciar las palabras tuyas mi querido poeta, náufrago urbano...tal vez cambiar el punto donde estas parado te hace ver...distinto

agosto 18, 2009 9:53 a. m.  
Anonymous g3 said...

Pensar que a veces "las mutaciones" pueden parecernos algo natural. Pero, mientras nos toca sobrellevarlas pueden resultar muy pesadas. Por eso, es necesario mantener la confianza en sí mismo y con optimismo, aunque sea "prestado", sigamos avanzando.

agosto 19, 2009 6:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.