miércoles, octubre 14, 2009

Otro círculo de asco y de pena



Los círculos de asco y de pena pasean con sus gatos muertos bajo cielos agujereados en pechos sin mercancías. No está el comprador ni el vendedor. La transacción sucede en el vacío. Los agujeros en las manos dejan pasar el agua que el sediento desarraiga para sus árboles. Árboles que siempre se abrazan, aunque los círculos de pánico y tristeza dibujen en las pieles cópulas reactivas o caminos que no conducen hacia el próximo charco de vómito con vista al río y horizonte desmesurado. Hay siempre un sexo salvífico entre los círculos de oscuridad y de congoja aunque el fetiche de esperanza no logre los objetivos de la letra pequeña. Se descuartizan geometrías que deberían refugiar a los árboles o a los barcos que se alejan. Árboles que se abrazan para que el aire no pierda transparencia entre círculos de asco y de pena.

Foto unsologato.

1 Comments:

Blogger Rey muerto said...

Eso es lo que pasa por acostarse con niños: uno se levanta mojado... Dejan un charco las últimas gotas producen círculos concéntricos que, con el tiempo, se diluyen. Con el calorcito del verano, se evaporan. Y ciao pena, ciao ascos. Un dicho español: a las penas, puñalás!! O abrazos, querido.

octubre 20, 2009 7:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.