domingo, agosto 09, 2009

Restos de una tarde de invierno



Ahora quién. Pregunta que no termina de apretar la garganta. Dejar que el sol dibuje otra cara, otras manos. Ojos menos tristes. El cuerpo de otro parque. Un árbol y ahora quién. Silencio verde del parque. Y el árbol que no permite, al gato invisible de esa hora, preguntar otros caminos. Sombras que se alargan hacia el vacío. Aire frío de la tarde. O alguien que explique el teorema con menos agujeros en el pecho, menos lágrimas de flor de acero. Y el silencio verde que hace blanca la furia de las preguntas. Preguntas siempre giratorias pero sin un centro definido. Ahora nadie, nadie que afirme siquiera el sol en fuga.

Foto unsologato.

4 Comments:

Blogger Rey muerto said...

Circulos concéntricos sobre el perfil de unsologato: preguntas. Llegan las respuestas como postales turisticas: sin esperarlas.

Beso mosaico muy armerino tan bello y ligero como tu texto, miGato.

agosto 10, 2009 9:36 a. m.  
Blogger Frank H. said...

la vida tienen sus respuestas, pero se las guarda, querido amigo

un abrazo!

agosto 11, 2009 2:29 p. m.  
Blogger Marimé said...

Sólo mirá A QUIÉN TENÉS DELANTE, DEBAJO, ADENTRO. y NO GIRES MÁS, SALVO PARA BAILAR.

agosto 11, 2009 11:40 p. m.  
Anonymous paulavete said...

Me encantó! Bello texto.

septiembre 02, 2009 6:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.