viernes, julio 24, 2009

Piedrita Nº 5043



Desencuentros que suman piedrita. Piedrita que va a tu mano y la tirás con toda tu fuerza al mar de cenizas. Mar de todos los muertos. Piedrita de desencuentros de ayer y de hoy, que flota un rato como si fuera un barco de papel hecho con la primera carta que abrió el juego. Pero después de cuarenta y un minutos comienza a hundirse. Natural naufragio del barquito de piedra. Y no podés ver cómo va descendiendo entre cenizas de calaveras y de plexos solares totalmente apagados. La piedrita se hunde lentamente en el mar de cenizas donde la oscuridad tiene gargantas y vaginas secas y grises. Después que el horizonte difuso manipula tu visión de las cosas, querrías que la piedrita volviera a tu mano. Y la llamás con las mismas palabras de la primera carta del barco de papel que abrió la serie de los naufragios y las navegaciones por puro placer. La llamás mientras la piedrita se sigue hundiendo y atraviesa restos de pubis y de omóplatos desplumados. Pensás que quizás, cuando llegue al fondo del mar de cenizas de todos los muertos, pueda cobrar un impulso ascendente y volver a saltar a tu mano como si fuera un pez. Pero nada de eso sucede. La piedrita se posa en fondo y se queda allí en medio de la oscuridad esperando tus cenizas.


Foto unsologato.

2 Comments:

Blogger Rey muerto said...

Podría decirse que leerte me satisface: tu lectura llena la cuencas vacías de mis ojos, el espacio interneuronal y hasta mi estómago. Pero este texto es triste, tristísimo... ¿Como una despedida?

Te dejo un abrazo de sol que entra por la ventana.

julio 25, 2009 9:30 a. m.  
Blogger Frank H. said...

el destino y el reencuentro. una nueva etapa, una nueva órbita, el abrir una dimensión vírgen.
porque nada permanece.

abrazos!

julio 25, 2009 2:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.