jueves, agosto 24, 2006

El movimiento de los árboles.

Image Hosted by ImageShack.us

A veces cruzan la calle para darte un abrazo aunque el invisible seas vos y no puedan olerte el sudor más reciente. Cada lágrima se perdona a sí misma en el rito circular de la caída y de la espera. Y te llenan de raíces los ojos y te dicen al oído que la primavera se acerca cargada de presagios. Mientras tanto se aprovechan un poco de tu fragilidad y piden abrigo en ese otro abrazo de amantes como si toda la tierra fuese una obra clandestina que necesita ser purificada por el fuego. Hay ciudades en ruinas que conservarán la pureza de ciertos abrazos indecibles. Ramas desnudas y cuerpos desnudos en esos días llenos de ventanas abiertas al misterio y a la crueldad del misterio. Y el beso cayendo de las ramas más altas porque todo debe acercarse al cielo.

Le prometí a ese árbol de la esquina donde anidan tus ojos que volvería a abrazarte y fue él quien vino a buscarme cuando el camino se puso en marcha bajo mis pies…


Foto unsologato, Mendoza Agosto de 2006.

5 Comments:

Blogger post-scripta said...

Cuando tus ojos se encuentran con mi soledad
El silencio se convierte en frutas
Y el sueño en temporal
Se entreabren puertas prohibidas
Y el agua aprende a sufrir.

Cuando mi soledad se encuentra con tus ojos
El deseo sube y se derrama
A veces marea insolente
Ola que corre sin fin
O savia que cae gota a gota
Savia más ardiente que un tormento
Comienzo que nunca se cumple.

Cuando tus ojos y mi soledad se encuentran
Me entrego desnuda como la lluvia
Generosa como un seno soñado
Tierna como el fuego que madura la viña
Múltiple me entrego
Hasta que nazca el árbol de tu amor
Tan alto y rebelde
Tan rebelde y tan mío
Flecha que vuelve al arco
Palmera azul clavada en mis nubes
Cielo creciente que nada detendrá.

Joumana Haddad

agosto 25, 2006 1:07 a. m.  
Blogger fgiucich said...

Hermoso relato que me hizo acordar de aquella novela "Los árboles mueren de pié". Abrazos.

agosto 25, 2006 9:55 a. m.  
Blogger frank said...

cuántos amigos inesperados que vamos encontrando en el camino, gato

la luz, los árboles, las vetanas y las puertas
esas mujeres evas...

usted, siempre con las palabras que se columpian
de felicidad
orgullosas de ser tan bien tratadas (por fin!)
en la nube mágica de su poesía

un abrazo hasta Baires

agosto 25, 2006 12:41 p. m.  
Blogger Magda de los devastados said...

De tanto cruzar a dar abrazos y de tanto leeros, más de lo segundo que de lo primero, me han ido saliendo hermosas ramas e invisibles caricias, dejo pues un abrazo grande y recorro otra vez ciertas raíces gruesas.

agosto 28, 2006 7:31 p. m.  
Blogger unsologato said...

Entrañablemente se les agradecen los comentarios.

Abrazoceánico & felino!!!

septiembre 02, 2006 8:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.