viernes, julio 28, 2006

Otra imagen del laberinto.

Image Hosted by ImageShack.us
Oscuridad imposible…
Oscuridad posible: afiladas garras que se clavan en el pecho, confundiéndolo con los ojos. Porque arrancar los ojos de la bestia biforme importa un desconsuelo que se traduce en paredes más blancas y resistentes a las preguntas que tienden a bifurcarse infinitamente hasta el absurdo.
El laberinto también hace un trabajo delicado: no deja palabra sobre palabra que ampare algún sentido de construcción; aún para la piel temerosa que quizás merecería un castigo más eficaz. Pero la sangre aún palpita en círculos, que al menos simulan esa maravilla de una flor o una danza de amantes; aunque no existe abrazo posible, ni color, ni perfume.
Se acumulan ausencias que deambulan a tientas por esos pasadizos oscuros y estériles. Y se confunden a cada instante las precarias formas que se ponen por delante, dando siempre señales equívocas de pertenencia a una especie determinada o ilusión que entrevera malsanas abstracciones. Hasta que -cansado- se agacha y acurruca, en algo parecido al encuentro fortuito de dos paredes que forman un ángulo casi recto donde se siente un poco menos el frío y donde la humedad no es tan odiosa como en el resto de la interminable construcción; y allí hunde -la altiva cabeza de rojos cuernos- en el barro que se formó en el instante en que se atrevió a pronunciar una de las palabras prohibidas: “esperanza”.

Foto unsologato.

5 Comments:

Anonymous todosmistambores said...

Me conmoviste, Minotauro. Hacia el final hay un movimiento de cambio, de compromiso. Animarse a entrar en relación con otro, de verdad, aunque más no sea barro -que es lo somos todos-.Tus bellos y temibles cuernos con esa nueva sensación.Coraje.

julio 28, 2006 12:34 p. m.  
Anonymous g3 said...

Muy bueno el relato.de fuerte dosis patética. Da pautas que "del laberinto" se puede salir si se mantiene la esperanza.
¡¡Arriba el ánimo!!! que en la poesía está tu refugio, como lo fue en su momento "Punta de Isla", donde aun debe seguir resonando aquel: "azul aullido mar /azul silencio / isla silencio..."

agosto 01, 2006 6:16 p. m.  
Blogger frank said...

primero, reconozco que debí leer esto varias veces, con cuidado y lentamente, repasando frases, sentencias e imágenes

segundo, reconozco que muchas veces lo que creí a primera vista no lo era a una segunda y se había transformado a una tercera - la vez enésima era una mezcla de todas las ideas y caminos

tercero. reconozco que el texto posee una magia atractiva como el canto del flautista del cuento

cuarto, reconozco que me gustó y que no se por qué

la foto está buenísima

abrazos, gato - adelante! - siga con sus hermosos laberintos ideo-idio- máticos

agosto 02, 2006 11:38 a. m.  
Blogger unsologato said...

Gracias por la compañía en estos laberintos.
Frank, no es mi intención darte tanto trabajo, che, gracias doble.

Abrazo felino en proceso de rescatar al Minotauro.

Gracias G3, querido.
Gracias Todostustambores, gracias, gracias.

agosto 03, 2006 1:06 p. m.  
Blogger Dahlia said...

epa! =) siento una alegría de niña cuando descubro estos espacios delicados con alguna sutil y refinada esencia.
Y más aun cuando lo leído logra cautivarme tanto: Dibujaste con tus palabras la imágen de las soledades que se rozan pero nunca van a fundirse. Las paredes que forman esa suerte de refugio que nos ampara un poquito del frío.
El final es justo justo el que tenía que ser, me encantó.
Lástima que yo reemplace cínica y tristemente la palabra esperanza por ilusión, por farsa.
Saludos muchos desde el fondo del mar

agosto 04, 2006 1:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.