martes, abril 05, 2005

Cuadrado incierto.

Image Hosted by ImageShack.us


Traza el cuadrado con escuadra y tinta negra. Después lo pinta de amarillo. Lo observa durante algunos minutos y dice en voz alta: -“Cuadrado incierto, amarillo, pero incierto”. Lo vuelve a mirar tratando de encontrarle una solución. No sabe qué hacer para matar esa incertidumbre que se instala en esa forma perfecta y equilibrada. Quizás sea el amarillo, piensa. Demasiada expansión. Le cambia el color. Prueba con azul. Resulta peor. El cuadrado se mantiene incierto ante sus sentidos y su intelecto, que siempre lo ha considerado como una forma sublimada y en completo equilibrio. Un último intento, se dice a sí mismo, tratando de darse ánimo. Entonces escribe una palabra dentro del cuadrado que ha dejado definitivamente en blanco. Una sola palabra que quizás le de otro sentido. La lee en silencio, una, dos, tres veces. La repite en voz alta. Al principio parece ser la palabra correcta. Pero dos minutos más tarde, el cuadrado le sigue pareciendo incierto y hasta cruel, despojado de algo que él no es capaz de encontrar dentro de los límites de esa habitación trazada con escuadra y tinta negra.
Tetradedicatoria de este incierto cuadrado: Sandra, Eli, Hans y Doc.

9 Comments:

Blogger Sandra Carrasco said...

Din Don!!
Pasa piba, sos la primera en llegar, toma asiento -dice el gato porteño-
Minino quise traer mi cuadrado para que me dieras tu opinión pero cuando intente tomarlo se desvaneció, raro, no?
Grazie Mille por incluirme en la Tetradedicatoria y saludos a la Pandilla!!

abril 05, 2005 5:05 p. m.  
Blogger Hans - El Ratón de Biblioteca said...

Lo único cierto del cuadrado es su nombre. Nada en él es definitivo. Ni la forma, ni el color, ni la palabra dentro de la figura. Somos ese cuadrado mutante de formas, colores y sentidos. Somos productos reflejados en nuestras Blogs mutantes, unos más, otros menos, uno solo absoluto (Angelorum).

Mi palabra correcta de hoy es Agradecimiento.

¡Gracias felino! Abrazo troppo vivace!

abril 05, 2005 6:28 p. m.  
Blogger e. said...

No no no. Lamento decir que estoy en desacuerdo. El cuadrado no es incierto, es firme, es simétrico por todos lados, es claro, es simple pero completo, es certerísimo... De hecho, los colores y las palabras tampoco son inciertos... Lo que es incierto, lo único que es realmente incierto (además del futuro y lo que viene después de la muerte y el tema de los sueños) somos nosotros. Lo demás nos parece así por nuestro propio filtro.
Me salió lo Lupe, lo cínica... lo siento...
Pero, ¿cómo no he de unirme con Sandra y Hans para agradecer la Tetradedicatoria? Te agradezco tanto que deberé de inventar una palabra nueva para dar las gracias, porque ya me suena hueca... veremos... Keshá... ¿Te gusta Keshá para darte las gracias? ...Por el momento, tendrá que servir...
Keshá Minino, ciao, e.

abril 05, 2005 8:12 p. m.  
Blogger frank said...

Análisis del cuadradro - cuatro rectas opuestas todas entre sí, como la tensión de la oposición es igual en todos los sentidos se auto-anula. Resultado, cero tensión, cero movimiento, cero flujo de energía. O sea, muerte.
Por eso el cuadrado provoca incertidumbre.
Es la quietud de la muerte.

Tratemos de darle vida - pintémoslo de amarillo sol! ... no ... es como una tumba amarilla, no? La repulsión entre ambos elementos es demasiado alta.

Intentemos con el azul. Flemático, quietud sobre quietud. Un cuadrado azul es para empacharse de solemnidad. No, tampoco.

Pongamos una palabra en él. Vida humana!
Qué palabra? y dónde?
En el centro? En una esquina? Manuscrita? Letras pequeñas? grandes?
La tensión de la indesición, ¿por qué ESA palabra y no otra?
Y, meterla dentro de un cuadrado, ¿No es matarla? ¿Encerrarla?

No, no, no.... NO!

Okey, USG, recibo - agradecido - el puzzle del cuadrado.

¿Yo? - yo dejaría que lo pintaran manos de niños y patas de perro nuevo, después, borraría una de las esquinas para que entrara aire - No. Borraría todas las esquinas! aún sería un cuadrado, pero sería un cuadrado vivo y alegre.

Gracias!

abril 05, 2005 8:20 p. m.  
Blogger Paitoca said...

Cuadrado?...muy cerrado, con aristas vivas que pueden herir. Prefiero redondo, curvo, sin aristas...de variados colores y que llame a la reunión.
Igualmente, un abrazo gatuno.
Pame.

abril 05, 2005 8:22 p. m.  
Blogger unsologato said...

Han llegado todos los convidados, qué más se le puede pedir a un simple cuadrado.

Sandra. A veces los cuadrados hacen cosas extrañas. Te has ganado un lugar en muchas otras dedicatorias.

Hans melómano. Dio en la clave: cada uno de nosotros es un cuadrado incierto. La palabra secreta quizás es el nombre de cada uno. Quizás en clave cabalista es el nombre de dios que coincide con el nombre del universo. Sólo sueños. Todos mutamos a pesar del cuadrado de cada uno.

Eli. Magnífico desacuerdo. Claro que el cuadrado es todo eso y por eso el poeta puede jugar a ser una especie de antigeómetra y decir que es incierto. Acaso no te trazas a tí misma... pero resulta que ya alguien te ha trazado y ha puesto colores... y en medio de todo ese proceso lo que resulta es: incertidumbre... muy de la mano del futuro, de la muerte y esas cosas... Saluditos a Lupe...

Doc. Master. Sé que Ud se fascina con esos análisis y yo los disfruto enormemente. No sé si muerte... no sé si tensión cero... La carga de incertidumbre en el relato la pone el hombre que lo traza , que digamos, comete una aberración lógica, porque posiblemente el cuadrado sea de las formas geométricas más estables y perfectas, por eso decía que este cuadrado incierto somos nosotros.
Qué interesantes fueron los tetra-aportes de los dedicatarios.Los colores que se le ponga son baladíes. Todo confluye hacia la palabra como dije más arriba.

Revelación de un detalle más: armé esa torpe composición de la foto especialmente para ilustrar este post. Los cuadrados los hice deliberadamente imperfectos, como si los trazara un niño, la escuadra era ponerle cierto aire de autoridad geómetrica y en un extremo superior hice un trazo... que posiblemente sea mi firma... mi nombre... que siempre es otra ilusión.

Qué manera de divagar y cuánta paciencia me tienen.

Pame. Yo también soy fanático del círculo, pero este relato tenía que tener un cuadrado. Cuando haga uno con cítrculo te aviso.

Gracias a todos.
Y a la geometría.

La tierra... si bien nos dijo Colón que era redonda... simbólicamente sigue siendo cuadrada... Los romanos, que no eran ningunos giles, hacían un trazado cuadrado cuando fundaban una ciudad. Y muchas de esas han durado casi tres mil años.
Los límites del cuadrado nos son necesarios, al menos para transgredirlos.

Felino el abrazoceánico!!!
Gracias todos.

abril 05, 2005 9:18 p. m.  
Blogger Magda de los devastados said...

! eso es lo que dibujaba el niño del último post de C.!. Excelente, ahora tu sabes que a mi los cuadrados no me animan extremadamente, pero el tuyo es inciertamente bello. Gracias.

abril 05, 2005 10:57 p. m.  
Blogger unsologato said...

Magdalena, qué suerte que trajiste un niño... así cambia toda la geometría. Gracias.
ósculo circular.

abril 06, 2005 12:15 a. m.  
Anonymous ángel de la odisea said...

Estoy llegando tarde. Pero al leer los comentarios se hace más apasionante. Todos tan geómetras que me salieron los chiquillos. ¿Por qué no reconocen que todos somos bastante cuadraditos?
Felicitaciones al felino geómetra.
Besitos cuadrados que giran por tus bigotes.
Chaoooo.

abril 06, 2005 3:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.