martes, abril 28, 2009

Hojas de otoño



Vos sos una linda hoja seca. Y yo soy otra hoja seca. El viento nos arrancó del árbol. Nos tiró al suelo. Nos dio vueltas por la tierra y el pavimento. Nos arrastró al agua. El estanque de una plaza. Y en el agua había otras hojas secas. Hojas del otoño que danzaron la caída de la luz, la ausencia del árbol. Quizás aún podamos tomarnos de las manos áridas y quedarnos un rato al sol. Después limpiarnos un poco, llevarnos como sea y guardarnos en un libro. Un libro grueso de muchas hojas. Donde podamos pasar todas las estaciones que soporte la materia. Páginas llenas de palabras que no nos permitan olvidar lo dichosas que fuimos, cuando la brisa nos balanceaba en el árbol y los pájaros cantaban para nosotras. Cuando nos mirábamos a los ojos y fabricábamos luz en laboratorios de clorofila.
Allá afuera nuestro árbol seguirá creciendo durante un tiempo más, aunque ya seamos hojas secas, guardadas en un libro donde no se cuenta esta historia.


Foto unsologato.

2 Comments:

Blogger Rey muerto said...

Hoja: para ser el resultado de un experimento de laboratorio, desborda lirismo.

Texto bello liquen gris-amarillento sobre una peñasco en el mar...

Beso sol para que sigan creciendo tus alguas

abril 30, 2009 2:29 a. m.  
Blogger Rey muerto said...

No sé si dije "algas" o "aguas"

abril 30, 2009 2:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.