miércoles, marzo 25, 2009

(Puzzle 4923)



No están todas las piezas. Fondo de oscuridad. Mesa o piel. Los ojos desfondados de tanto mirar el detalle de una pupila anegada. Caricia o deriva. No es armar un ojo ni un cuerpo con el pecho agujereado. No es jugar a la muerte. O resistirse eligiendo ciertos colores o pánicos. Pero los agujeros abundan en superficies y honduras. Puede ser un hombre desnudo atado a la espalda de una mujer también desnuda. Y ambos inmovilizados por la propia dinámica del juego. Si es que es un juego. O sólo pasatiempo del destiempo. Mientras uno identifica las piezas que faltan, el otro se entrega a una alegría que no encaja con ninguna fiebre, árbol, cielo o cópula. La cópula siempre asegura un mínimo de equilibrio entre las partes. Así pueden seguir por un tiempo armando un amor de cartón al que le faltan piezas.



Foto unsologato.

3 Comments:

Blogger Rey muerto said...

Lúdico, sorprendente y didáctico como todos los rompecabezas corazones. "Así pueden seguir por un tiempo" triste tristísimo. Un nudo de dos lazos...

Me gustó. RM

marzo 26, 2009 12:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Y ASI LAS PIEZAS DE UN JUEGO NOS VAN ARMANDO EL CAMINO QUE NOS IRA LLEVANDO,SUAVE Y LENTAMENTE, AL LUGAR DONDE FINALMENTE ENCAJEMOS, DONDE LA TEXTURA ENCUENTRE LA SUAVIDAD Y EL COLOR FAUVISTA SE ESTRECHE EN UN ABRAZO CON LA INCRIBLE MONOCROMIA ...
MI AMIGO SOL, NO HAY BUSQUEDA, HAY ENCUENTRO

marzo 26, 2009 7:46 p. m.  
Anonymous g3 said...

El laberinto está presente. ¿Me pregunto cuánto tendrá que ver el caos con el eterno rompe cabezas de no encontrar la salida?

abril 01, 2009 6:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.