lunes, febrero 23, 2009

(Lluvia del 22 de febrero de 2009)



Llueve una tarde de domingo y él corre bajo la lluvia. La lluvia le moja la cabeza, la cara, los hombros. Llueve sin prepotencia y él corre, dejándose llover. Va mirando los árboles del circuito. Llueve como si los árboles fueran hombres que corren, y repentinamente se pusieran de acuerdo, sobre algo importante e incomunicable. Llueve, y él corre con ritmo parejo. Sin excesivo esfuerzo, como en caída libre hacia delante. Corre con Bach colgado de las orejas (dos cantatas profanas). Los árboles lo acompañan en cada paso. La lluvia le abre camino en el pavimento. Cuatro vueltas al lago. Seis kilómetros y medio. Corre como si algo esperado debiera cumplirse en los próximos días.
Corre bajo la lluvia.

Foto unsologato.

4 Comments:

Blogger Rey muerto said...

Corre como si todo lo esperado se estuviera ya cumpliendo... Vuelan los pies aferrados a la tierra kilométrica, alcanzador de deseos. ¡Abrazo sonrisa de rey!

febrero 24, 2009 5:01 a. m.  
Blogger Julieta said...

corre a la espera de ver eso llegar, motivado por latidos que salpican y se burlan del tiempo. Así corre y yo lo veo pasar.

febrero 26, 2009 7:31 p. m.  
Blogger Marimé said...

Texto preciso, Nada sobra ni falta. Te felicito, Gato. Y, sobre todo por el que corre. Que siga, así mueve el mundo. Bien.

marzo 02, 2009 2:06 p. m.  
Anonymous g3 said...

Siempre la lluvia es vida.
Sin ella nada crecería.
A mi me parece que los "árboles" agitaron sus ramas cuando te vieron pasar.
También, comprobaste que "las gotas caen"

marzo 02, 2009 5:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.