lunes, octubre 10, 2005

Un cigarrillo.

Image Hosted by ImageShack.us

Da vueltas por la habitación con el gesto vacío. Le pregunta por esa perra que le escribe esas cosas a la salida de los ensayos. Él no responde. Se oculta en un silencio antiguo que le queda bien a su cuerpo. Ella enciende un cigarrillo. Sólo para ver el humo, le gusta el humo que simula ser un fantasma de ambos. Un fantasma que se retuerce de placer intentando en vano alcanzar el cielo. El humo se parece a sus ojos, que buscan los ojos de él que se consume siguiéndola por la habitación.
Por favor, quedate quieta y contame qué te pasó.
Ella se concentra en la lucecita roja del cigarrillo. Es lo único que tiene sentido en ese instante de fuego, pero le gustaría apagar el cigarrillo en la piel de él y escucharlo gritar de dolor, pero sabe que si hace eso, él va a responder con un golpe brutal y después la va a abrazar desconsolado y la va a tumbar en el suelo, se van a arrancar la ropa y van a coger ahí mismo, desenfrenados, y el cigarrillo va a caer cerca de la cortina que se va a inflamar en plena cópula, un fuego inmenso y mortal y ambos cadáveres calcinados y abrazados en el centro de una habitación donde nadie debió haber encendido un cigarrillo con el gesto vacío... Entonces lo apaga en su propia mano y él ni se da cuenta que ella lo salvó de la muerte...

Foto unsologato.

9 Comments:

Anonymous bai said...

Comentarte este texto me parece un exceso de banalidad por mi parte. En una escena concentras un mundo y juegas a ser el dueño.

Me quedo con el humo, fantasma de ambos que se retuerce de placer; muy bien elegida la foto...

Mi beso, mi abrazo y mi aplauso para vos.

octubre 10, 2005 6:06 p. m.  
Blogger frank said...

¿por qué el amor y el tormento vivirán en la misma casa tantas veces?
amor de cuchillos
de venenos

más allá de una crítica a la maestría con que este trozo está escrito - como tonto, me hago una personalización del caso: 'yo no podría', me digo, 'no soy del sufrimiento ni de las complejidades y las complicidades y los silencios y los rencores... , no podría. soy demasiado simple para esas cosas. demasiado tonto - para mí, amar va con sexo, risas, relajamiento, pasarlo bien ...
los llamaría - amores de uno más uno, dos.

------

aparte de toda esta lata - el párrafo está muy bien. muy bien! cada palabra en su engranaje exacto.

felicitaciones de humo!

octubre 10, 2005 8:15 p. m.  
Blogger e. said...

Pues yo no digo nada, e.

octubre 11, 2005 1:16 p. m.  
Blogger soberbianaif said...

imposible la indiferencia, imposible la frase correcta...me gustaría poder amar de esa manera, de la manera que salva de la muerte.

a veces soy más el humo, que la noche que contempla la distancia de los cuerpos.

saludos

octubre 11, 2005 8:05 p. m.  
Anonymous ella y su orgía said...

Nunca dejará de maravillarme el hecho de que palabras tan inocentes como el verbo "coger" a este lado del charco tengan un significado tan diferente a esa orilla.

Lametazo orgiástico.

octubre 11, 2005 8:20 p. m.  
Blogger Magda de los devastados said...

Por eso no fumo, el humo lo hago con los pies, cuando corro dejando estelas de fuego, pero eso es al aire libre, y en definitiva, también termina siendo inocuo.
Besos

octubre 11, 2005 11:42 p. m.  
Blogger Elisa de Cremona said...

es tan trsite eso de que siempre haya tragedia donde debería haber puro amor...
en fin..

octubre 12, 2005 7:33 a. m.  
Blogger Monin said...

"él ni se da cuenta que ella lo salvó de la muerte..."

Cuántas veces lo habrá salvado de la muerte sin que él se de cuenta???

Un abrazo gatito, te leo siempre...

octubre 12, 2005 2:30 p. m.  
Blogger jota ele said...

...y cada decisión los salva o los condena y, a veces, son conscientes y,a veces, solo unsologato se da cuenta...
te cuelgo de mis cómplices ya, con tu permiso.

octubre 12, 2005 2:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.