domingo, agosto 19, 2007

El árbol del suicida

Image Hosted by ImageShack.us

Compró una soga que pudiera soportar el peso de su cuerpo. Escribió tres cartas de despedida. Lloró amargamente en ese trance. Hizo el nudo corredizo con cuidado. Eligió una hora nocturna y deshabitada. Caminó por el parque. Sintió el aire frío en la cara. Encontró el árbol adecuado. Un árbol que ya había observado alguna vez. Dio vuelta un tacho de basura metálico y se paró encima. Instaló la soga en una rama firme. Se puso alrededor del cuello el nudo corredizo y lo ajustó. No había nadie. Sólo el frío de la noche y su decisión. Comenzó a contar mentalmente hasta diez. Siempre le gustaron esas cuentas regresivas de lanzamiento al espacio. De pronto escuchó la voz del árbol: “no lo hagas”. Detuvo la cuenta. Se bajó del improvisado patíbulo y se abrazó al árbol.

Foto unsologato. (Árbol del Rosedal, Baires)

5 Comments:

Blogger Magda de los devastados said...

Y nada mejor que un arazo de árbol, es lo más sincero que hay. Cariños

agosto 19, 2007 11:02 p. m.  
Blogger Verónica said...

Qué ganas que todas estas historias tuvieran este final feliz!! conozco tantas que no, eso es lo que más me duele.

Un Beso

agosto 21, 2007 2:55 p. m.  
Blogger galatea said...

me subo a las ramas de tu árbol elegido...para cabalgar...para escuchar la voz que le devolvió el color a tus hojas y a tus ramas...

agosto 23, 2007 12:48 p. m.  
Blogger ÉCLIDES said...

Hola
Yo esperando a que se cuelge, pero guardaste el suspenso hasta el final
una buena moraleja que nos queda y una buena historia

saludos

agosto 23, 2007 8:12 p. m.  
Anonymous g3 said...

¿Estás seguro que fue el árbol quien hablo? A mi me parece que fue un duende, de esos que cuidan lo que está sobre la tierra, que conocedor de estas poesías, no permitió quedarse sin las palabras que le regocijan el alma

agosto 24, 2007 1:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.