jueves, noviembre 11, 2004

De virtuales a reales...

No tanto. Apenas algo más reales. Siempre virtuales en la incertidumbre. Por la noche, el hombre virtual le dedica a sus fantasmas las hermosas Bagatelles op. 126 de Beethoven y nada menos que por Glenn Gould (querido Glenn que tocaba su piano en la cima de los cerros de Juan Fernández). Ahora el hombre virtual espera algún mensaje, porque hay sonrisas que traspasan la pantalla y se confabulan con lo real, como la fruta que pide una lengua y el agua que regresa a la sed para que los desiertos de la palabra sigan con sus pantallitas encendidas.
Los mensajes continúan pero no pueden ser leídos en una sola noche...
Este mensaje será eliminado en poquísimos días. Y no será un pena para nadie...

2 Comments:

Blogger unsologato said...

Estas palabritas resistieron. Finalmente no fueron aniquiladas, pero sí sufrieron algún que otro recorte y modificación. Es posible que Beethoven haya tenido que ver o los poemas de Niní Bernardello que leí en estos días.

noviembre 16, 2004 1:29 p. m.  
Anonymous bai said...

Impregno los mensajes para que goteen en tus desiertos. Juntos, con mi abrigo y tus letras, germinarán nuevos textos. Te beso, miGato. Te sigo besando.

octubre 30, 2005 10:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.