martes, abril 06, 2010

Pascuas de 2010



Sin el gesto que muestra ambos lados de la tela rasgada: seda negra. Nada por aquí, nada por allá. Un cuerpo en otro cuerpo. Ni magia ni cielo. Cielo que se sienta en las rodillas y respira de otra boca. Boca que repite la última frase escrita con sangre sobre la pared blanca. Otros crucificados no piden resurrecciones, ni salvaciones. Se conforman con una linterna con pilas nuevas. Alumbrar los agujeritos donde se junta el polvo. Nada que no sea polvo de piel. U otras magias comestibles a favor de la luz. Luz antípoda. Luz que derrama tristeza en manos vacías. Sin pan no hay cielo que desborde cabellera oscura de hembra cabalgando al crucificado. Se resucita en un sentido o en otro. La doble mano de ambigüedad abyecta con que se deja partir cualquier objeto cotidiano: una taza, un espejo, un libro, una piedra que cae al agua quieta. Los círculos que se expanden hasta el abrazo definitivo.


Foto unsologato.

2 Comments:

Blogger Frank H. said...

y el poeta descubre a su manera el encantamiento de las leyes de la cinética universal - nada se pierde, todo se transforma en una eterna (¿eterna?) resurreción.
y el poeta escribe esas leyes con la punta de una espada ensangrentada de humanidad.

un abrazo, mago de las palabras!

abril 06, 2010 9:07 p. m.  
Blogger Marimé said...

Bien, bien, sigue el avance!!!!

julio 10, 2010 8:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.