jueves, octubre 16, 2008

(Geometrías 4812)



Azar de geometrías que bifurcan el deseo. Las luces del laberinto marcan ciertas ventanas. Ventanas-ombligos donde el agua se estanca. Desde la torre de enfrente no se alcanzan a ver los cuerpos desnudos tras las cortinas. La cópula del día deletrea su pregunta circular. Un ángulo de propensión triste. Alejamiento del punto volcánico de una silla. Dos paralelas que no infinitan la sensibilidad. El centro de la habitación en desmesurado vacío. Vacío blanco. Ambos cuerpos se abandonan a un juego que nunca comienza.

Foto unsologato.

1 Comments:

Blogger Gerardo said...

Evidentemente, el juego poético permite hacer una muy interesante interpretación de "dos paralelas que no infinitan la sensibilidad". Este juego no contradice que las paralelas se infiniten, por si mismas en ese acompañarse perpétuo, pero sin darse cuenta que una sigue el mismo camino que la otra, pero mirándose y sin tocarse

octubre 23, 2008 7:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.