miércoles, julio 16, 2008

Círculos concéntricos



Primer círculo de cuerpos que sueñan otros cuerpos. Deriva genital acromática. Viaje de piel pintada de blanco. Obsesivo blanco para acurrucar luces de adentro. El segundo círculo puede ser un infierno de cabezas separadas de los cuerpos que apenas se piensan en ratos libres. Tedio blanco iluminando las superficies más incónditas. Blanco sin garzas de fuego, ni nubes, ni mortajas. Ausencia de cielo. Círculo sin abrazo perfectamente trazado desde afuera. Así se suceden los círculos en torno a una indeterminación que viene de las profundidades. Sin castigo blanco. Sin culpa gris de una mano, un ombligo. Sin necesidad de repetir la línea que no tiene comienzo ni fin en otro cuerpo. Quizás celebración blanca del deseo. El último círculo iguala en amplitud onírica al primero. Los cuerpos conservan su esplendor hasta el acto de ilusionismo que los mantiene vivos en la cópula. Perfecta cópula circular

.
Foto unsologato, La Plata, Teatro Argentino, Junio 2008.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Blanco de luz lunar? blanco sumatoria de colores?...Poeta voy a cantarte en azules anaranjados con destellos solares un tanto violetas para no desentonar con los verdes de los ojos que te leen y se iluminan de tan blanca belleza

julio 17, 2008 10:10 a. m.  
Blogger frank h. said...

toda la vida tratamos de hacer un círculo de nuestra vida y de nosotros mismos.

pero seguimos siendo cuadrado, rombo, triángulo, poliedro caprichoso.

vamos a los templos y le oramos a la circularidad del universo. otros, mientras tanto, calculan su singularidad (the "singularity" of Hawkin) - el círculo primigenio.

abrazos en círculo, poeta!

julio 22, 2008 10:18 a. m.  
Anonymous gatociego said...

Los cuadrados también tienen lo suyo....adoro las esquinas.

Ocho maullidos.

julio 26, 2008 1:16 p. m.  
Anonymous g3 said...

En el blanco están todos los colores y en cada círculo todos los puntos que equidistan del centro. El asunto es como se pasa de un círculo a otro. Para pasar de un círculo a otro hay que saltar; será por eso que la expresión poética salta del todo o la nada. Pero si se considerara que nada es mantiene estático sino que va cambiando paulatinamente, con suavidad, como recorriendo una espiral infinita, los "dolores" podrían atenuarse.

julio 27, 2008 6:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.