domingo, junio 08, 2008

La propia sombra





Sombra. La propia sombra. Porque el sol la pide. Cuerpo y descenso a otras concavidades. Bordes desamparados de objetos que giran en el vacío. La luz nunca termina de vaciarse. Todo eso ocurre por primera vez fuera de la habitación blanca. El lugar estremecido donde la geometría imanta el corazón de paredes interiores. Sombra que no satura sol pleno. Sol sin ombligo hasta que el abrazo repita la sombra. La propia sombra. Sin nadie que la respire.

Foto unsologato.

5 Comments:

Anonymous un gato ciego said...

Me encantó!!!
Celebro la poesía y la salida.Las paredes blancas siempre estarán, pero en el mundo hay tornasoles.

siete maullidos.

junio 10, 2008 10:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sombra que dice corazón extendido en las veredas de cualquier calle perdidita y solitaria...Sombra que abraza el sol con pasos laaaargos...Sombra que invita al juego que finalmente nos salva, mi poeta amigo.

junio 16, 2008 10:18 a. m.  
Blogger Sonita said...

intenso!
las letras van vertiginosamente como para atrapar esa sombra..

junio 16, 2008 3:12 p. m.  
Blogger frank h. said...

el yo como eje universal
un cosmos de cosas que giran an torno a la búsqueda

aplauso pal rey de las palabras!

abrazos de luz

junio 21, 2008 11:25 a. m.  
Anonymous g3 said...

Pienso que si te pusieras unos anteojos bien oscuros podrías encontrarle el ombligo al sol. Pero para el poetájaro no es necesario tantos aprontes. El ya se lo vio en su cuarto blanco...

julio 07, 2008 7:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.