martes, noviembre 20, 2007

Flor amarilla y bicho



Cuando el bicho descubrió que la flor amarilla le traería menos inconvenientes intestinales que la flor blanca decidió hacerse un tatuaje rojo entre cabeza y tronco que le permitiera circular más libremente por las zonas prohibidas del libro de los placeres y así no tener que simular ninguna sangre ni revolución que fueran letra muerta en esas páginas deleitables y posar con toda tranquilidad para la foto por mero prestigio cromático sin medir consecuencias de esa puesta en escena sin espejos ni tristezas de amantes que ya no saben si son bicho o flor -amarilla o blanca- en la medida de sus deyecciones.

Foto unsologato, Isla Robinson Crusoe, Chile.

5 Comments:

Anonymous bai said...

Bravo por la poeticosutil ironía de este carnaval de flores y bicho...

¡Me pintaste una sonrisa amarilla!

Dejo un beso girasol que te aplaude el ingenio con todos sus pétalos.

noviembre 20, 2007 5:09 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Celebro el color y la valentia...del insecto que se viste y se desviste ante la flor que mas le gusta...que elige el placer y la dicha y no deja de ser poeta...jajajaja!!

noviembre 20, 2007 8:59 p. m.  
Blogger frank h. said...

bicho sosegado
abraza las propuestas de la vida
agradece ser bicho y no se excava el alma en busca de respuestas

bueno

abrazos!

noviembre 21, 2007 3:24 a. m.  
Blogger Abril Lech said...

La foto es bellísima. El bicho un oportunista. Pero bueno, mi abuela decía que ella iba donde calentaba el sol. Por eso no pasaba frío. Desde luego aún vive, y ya tiene 96.

No creo que yo elija lo mismo....

noviembre 21, 2007 11:09 a. m.  
Blogger e. said...

Jejejeje
lindo
te dejo un comentario que incluye felicitación cumpleañera sorpresiva y un poco adelantada pero no signos de puntuación
nomás
porque sí
un gustazo que visites de nuevo minino
te extrañaba
besosnecios
e

noviembre 23, 2007 12:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.