lunes, enero 17, 2005

Kokoschka en el Bilocador.



Con la última falla del bilocador me preparé para recibir cualquier tipo de sorpresa. Me seguían sonando las palabras de Doc: -al bilocador, ahora no lo para nadie-. Imaginé que el aparato me traía a casa una obra de dimensiones descomunales que terminaba destruyendo el departamento o a sí misma y parte del edificio, por ejemplo si le diera el capricho por bilocar al David.
Pero el aparatito se portó bien y resultó el Kokoschka que quería. Los amantes, solemos ser azules y caer hasta el fondo del otro donde nos ahuecamos en los restos de placer cuando el cuerpo ha alcanzado la paz.
Si no me resultaba ese cuadro de Kokoschka pensé en otras dos alternativas: esta melancólica obra de Lucien Freud y algo más abstracto de Mordecai Ardon, un notable discípulo de Paul Klee y Kandinsky que tuve la alegría de descubrir el año pasado mientras me entretenía coleccionando obras para una Galería de Arte virtual. Posted by Hello

"Bride of the Wind"
(oil on canvass, 181x221cm)
Kunstmuseum, Basel, Switzerland

5 Comments:

Blogger unsologato said...

Para este cuadro correspondería alguna de las sinfonías de Mahler. Voto por las 4ta.

enero 17, 2005 11:40 a. m.  
Blogger LiRio said...

Muy lindo el cuadro, casi tan bueno y agradable como los libros que algunos privilegiados pudimos recibir de vuestra parte...

Gracias otra vez, por el enorme tesoro que nos diste.

enero 17, 2005 12:20 p. m.  
Blogger Magda de los devastados said...

o pudo haberte sorprendido con una obra pequeñísima, tan pequeña como una bacteria y algo más grande que unos miles de átomos. Te imagino, con la representación virtual que de ti ha ideado mi mente, con un microscopio gigante intentando, meticuloso y concentrado, visualizar tan genial ¿grabado? ¿ litografía?, no lo sé exactamente...
Saludos de Magdala.

enero 17, 2005 3:04 p. m.  
Blogger unsologato said...

Quizás Magda, cuántas obras de arte microscópicas el Bilocador ha traído a mi casa y aún no he visto por no tener el microcopio a mano o por andar mirando siempre las ventanas...
Gracias.

enero 17, 2005 3:37 p. m.  
Blogger frank said...

Buena obra trajo el bilocador!
Me gustó con tutti.
A Lucien Freud lo ví hace unos seis años atrás (no a él, a algunas de sus obras) Muy, muy clásico, de lleno en el regreso triunfal de la figura después del imperio de la abstracción.
Tengo en la manga dos pintores que traeré luego al Bodegón, sin bilocador, debo organizar schedule para transporte aéreo, lo que es más plata y dolores de cabeza.
Ambos se mostraron dispuestos.
Es un buen comienzo.

enero 17, 2005 10:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.