martes, enero 18, 2005

Cuatro relojes.


1. El primer reloj marca las horas de tus ojos cuando la luz simula ser tu humilde sierva.

2. El segundo reloj se detuvo en tu tiempo perdido; se estancó en el agua donde flotan todas las cosas inconclusas: ese mecano de niño, el cuadro rojo en el altillo, los viajes donde los trenes nunca partieron, la carta que enviaste a una dirección equivocada.

3. El tercer reloj es invisible y nada se puede afirmar o negar de sus brazos de princesa o demonio. Hay quienes dicen que es también un reloj reversible, del otro lado, la muerte da golpecitos en las ventanas, a veces usa alas de pájaros disecados o martillos de pianos en fuga.

4. El cuarto reloj es el que tienes colgado en la pared de la oficina y marca los minutos y segundos reales que las palabras necesitan para que sigas teniendo un cuerpo que regresa a casa, abre la puerta, saluda a la mujer y vuelve a sentarse frente a la pantalla donde las mismas palabras esperan ser rescatadas de la prisión, liberadas y nuevamente encarceladas en el primer reloj, el segundo, el tercero y así hasta que se pierde toda noción de tiempo y sólo quedan las piedras respirando tu silencio, tu definitiva ausencia.


Posted by Hello

10 Comments:

Blogger Elisa de Cremona said...

Los relojes me agobian... leiste Historias de cronopios y famas de Cortázar...
eso, son un poco la muerte... además mi alergia... me pongo uno y el metal hace que me llene de granitos terribles por los brazos... en fin...
un beso invernallllll

enero 18, 2005 2:27 p. m.  
Blogger unsologato said...

Hace tiempo que u
no uso relojes de esos que te encadenan la muñeca a la muerte... prefiero verlos a la distancia...
gracias Elisa... (gracias Julio)
estos relojes eran menos reales de los que vos hablás.

enero 18, 2005 3:18 p. m.  
Blogger Elisa de Cremona said...

de dónde escribes, de Valparaíso, de Bs. Aires, de dónde??
Un beso

enero 18, 2005 3:23 p. m.  
Blogger unsologato said...

Sra de Cremona:
escribo desde la Ciudad capital del Reino de Chile. Si mira con atención,en los relojes de la foto se refleja el techo del Bellas Artes, lugar muy querido por usted, seguramente.
Atte.

enero 18, 2005 3:28 p. m.  
Blogger LiRio said...

hace mucho que renuncie a los relojes y al tiempo...

no me importa cuanto tiempo quede
ni cuanto sea
ni si es tarde o temprano

que todo dure lo que tenga que durar...

enero 18, 2005 5:00 p. m.  
Blogger Cpunto said...

Viajo en el tren que nunca partió, el reloj del vagón gira desesperadamente hacia atrás, y nos movemos, siempre afuera del tiempo,

me han gustado mucho, bella foto

C.

enero 18, 2005 7:19 p. m.  
Blogger unsologato said...

C.
Llegará el día en que dejaremos caer los relojes desde las torres más altas...

gracias.

enero 18, 2005 8:33 p. m.  
Blogger Elisa de Cremona said...

ahá... sí, es verdad, qué bonita foto... no la había mirado con la detención que ameritaba...
Santiago... mmhhh... ahá... ya, ya, ya... no sé por qué pensaba que estabas como en Valparaíso escuchando los tangos del Sr. Palacios en el Cinzano...
supomgo que estarás en 777 haciendo lo mismo... (si es que aún perdura...)
adeuuuuuuuuuu

enero 19, 2005 5:44 a. m.  
Blogger unsologato said...

Trataremos este año de retomar las clases de tango... es difícil pero vale la pena... (sentimiento triste que se baila, che...)

enero 19, 2005 8:03 a. m.  
Anonymous bai said...

Busco relojes que no quemen mi piel, que no tatúen mi mente, que no esclavicen mis sueños.

Y encuentro uno de arena que se desliza de mi hemisferio al tuyo.

Silencio, tiempo.

abril 16, 2006 5:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.