lunes, noviembre 07, 2005

Papeles rotos.

Image Hosted by ImageShack.us

Ella está por llegar. Fue al banco y viene enseguida. No quiero que me sorprenda escribiendo esto. Si lo llegara a leer se enojaría mucho conmigo, siempre se enoja cuando escribo cosas así. Y después no quiere saber nada de mi cuerpo, ni siquiera me da de comer y se va por ahí todo el día. No le importa que quede hambriento de ella y muerto de sed. Me esconde la botella de ginebra y a veces la vacía en el water mirándome fijamente a los ojos. Pero antes de irse, imprime diez copias de lo que acabo de escribir y me instala frente a la ventana. La veo alejarse, cruza la plaza y comienza a romper las diez hojas, va dejando una estela de papeles blancos hechos pedacitos. En esos papeles están mis letras, lo que escribo para tratar de mantenerme lúcido en este encierro, en esta inmovilidad de los despojos de mi cuerpo. Por eso tengo que apurarme y avisarle a mi amiga que está del otro lado de la calle, para que vaya detrás de ella recogiendo los papeles rotos. Mi amiga dice que mis escritos no merecen ese trato y los junta con devoción. Después los pega con cinta adhesiva y los envía por correo a otros diez amigos, que según ella valoran mis letras. Creo que mi amiga me miente piadosamente y dice esas cosas para que mi vida no sea tan miserable, pero estoy seguro que ella los bota en el primer tacho de basura que encuentra en la plaza y nunca se los ha enviado a nadie. Imagino que mi amiga y mi mujer siempre se guardan una copia, se sientan en un banco, encienden un cigarrillo y se ríen brutalmente de las estupideces que escribo, después se besan en ambas mejillas y quedan de acuerdo para verse más tarde cuando yo ya no esté frente a la ventana inventando historias absurdas donde siempre resulto condenado.
Foto unsologato.

13 Comments:

Blogger Jessica said...

Buen relato. Me conmueve la soledad e incormprensión en la que vive el personaje, no puede confiar en nadie.

noviembre 07, 2005 9:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

y sì...... todos tenemos.....ese alguien que nos lee con devociòn, y el que rompe los papeles, diciendo que son excesivos, el piadoso que los pega, o nos miente .....
No sè què prefiero.....
pero no dejes de escribir....
para alguien, o para nadie, seràn estas hojas.....
y las mìas ...
y sino, para el viento, y que el viento las reparta , una buena ganga, todo por dos pesos, y algùn beso....
de todos modos....siempre la sed y ese hambre, volveràn a aparecer.....

besos brujos...
Matilde

noviembre 07, 2005 10:23 a. m.  
Blogger frank said...

Como Sade en la película
escribe en papeles, en sábanas
cuando se lo prohiben
con excremento en las murallas
con sangre
escribe hasta que se muere
nadie
tiene derecho
a decirle que pare

qué relato huxleyiano, Gato!
estremecedor

felicitaciones!

noviembre 07, 2005 10:37 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

triste, tràgico, vivir asì..... mirando por la ventana, escondiendo papeles, sin comida ni bebida cuando màs hambre tenès....

y esa compulsiva necesidad de escribir, y decir algo .... de entrar, salir....

...y ver què pasa....

Matilde

noviembre 07, 2005 11:02 a. m.  
Anonymous ella y su orgía said...

Qué post tan triste.
Menudo par de despiadadas.

Lametazo orgiástico.

noviembre 07, 2005 1:51 p. m.  
Anonymous bai said...

Ohhhhh, ¡¡¡fantástico relato, miGato!!

Relato ocurrente como tú, como siempre. Me gusta como introduces la limitación del protagonista, poco a poco, despojo condenado a la ventana indiscreta, dependender de una desalmada... Pero cuando se acentúa el dramatismo imaginando la irónica risa, la complicidad entre las mujeres de su vida logras plasmar una traición en dos líneas. Dominas este dificil arte del lenguaje conciso, mi querido amigo, y me arrancas un aplauso por esta historia tan bien contada. Y una sonrisa.

Y la foto merece un punto y aparte: las simetrías, las luces y las sombras sabes que son mi debilidad. El toquecito de azul en la persiana parece recoger un pedazo de cielo. Así que, besos celestes por ella.

Y por el conjunto, tan bien conjugado, por dejarmelo leer y opinar, un gracias, miGato amigo.

noviembre 07, 2005 2:11 p. m.  
Blogger Una sombra said...

Gato, gato, gato...
un maullido sin bola de pelos de por medio, ayuda a liberar el grito de animal encerrado en sí mismo.
Besos empáticos

noviembre 07, 2005 8:13 p. m.  
Blogger Xime said...

Lindo. Si lo extiendes un poco más queda un cuento precioso, haz la prueba.

Maullidos como trozos de papel sin cinta adhesiva.

Y un abrazo de cronopio retornado.

noviembre 08, 2005 11:19 a. m.  
Blogger Pilar said...

Este me gustó más que los otros gatito maullador.
Saludos y hasta pronto.

noviembre 08, 2005 11:54 a. m.  
Blogger Yael said...

Según mi opinión, triste pero bello, de una u otra forma me hace revalorar la compañía, la complicidad, la amistad y la libertad de expresión.
Salu2!

noviembre 08, 2005 8:05 p. m.  
Blogger miursa larante said...

Muy buen relato! Comparto la opinión de llevarlo a cuento.

Hace tiempo que no paseaba por tu tejado, saludos gatunos!

noviembre 08, 2005 9:44 p. m.  
Blogger A.Ocampo said...

Como el gato no va a ver los peces, los peces vienen a menearle las aletas al cucho. Y creo, además que las chicas si se dieran el beso en la boca, la historia se podría menos triste, y la condena del chico sería un mitivo de victoria. Bueno pero de soledad no se mueren los gatos =)

noviembre 09, 2005 3:25 a. m.  
Blogger unsologato said...

Manifestación de gratitud felina a los queridos comentaristas que se tomaron el trabajo de decir algo de este relato para nada apacible...

besos y abrazos gatunos para cada uno y para todos...

noviembre 09, 2005 11:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.