lunes, junio 13, 2005

Sonata en gris

Image Hosted by ImageShack.us

No sabe cómo desarmar el gris. Porque no sabe si es gris-cielo, gris-calcetín o gris-pantalón-escolar de esos que rompía en las rodillas cuando jugaba a las bolitas, aunque las bolitas fueran siempre de otros colores, nunca grises.
Entonces sale a caminar porque el gris le pesa en el calidoscopio y no sabe si ese peso tiene el suficiente equilibrio de blanco y de negro, como comúnmente se define; y quiere averiguarlo. En la cuarta esquina se detiene y le pregunta a un peatón si el gris del cielo es modificable a esa hora de la tarde. El peatón lo mira un tanto asustado, se ajusta la bufanda roja y le responde amablemente, que la pregunta no es correcta si de grises se trata, porque debería inclinarse más hacia ese blanco que va dando saltitos hacia la otra calle donde una vez hubo un sol que entibió las manos de la anciana harapienta que al día siguiente amaneció muerta de hipotermia. Fue durante aquél invierno despiadadamente gris.
Esa muerte antigua le bastó para que el gris se volviera más compacto y se acercara más al negro.
Regresó sobre sus pasos con menos blanco que negro y pensó, con tristeza, que su propio gris no era cielo. Definitivamente no era cielo, pero sí, quizás una bolita que perdió en la primera jugada, cuando ganaron las amarillas con alitas azules y verdes.

10 Comments:

Blogger El Enigma said...

Era el gris de sus ojos...

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

junio 13, 2005 8:22 p. m.  
Blogger Alan's psychedelic breakfast said...

Dos gatos solos, uno es negro, los sabemos, pero para que lso grises que nos cuentas sean menos oscuros hace falta la gata blanca.

Me perdi en tanto color, saludo a tus ojos policromaticos.

junio 13, 2005 11:06 p. m.  
Blogger Ángel mutante said...

Me gusta el gris. Me gusta esta sonata y tus letras grises que me llenan de colores.
Besitos con arco iris obsceno.
Chaoooo.

junio 13, 2005 11:50 p. m.  
Blogger e. said...

gris
de aprendiz
a vivir
feliz
en la ciudad
del recuerdo

me gustó, e.

junio 14, 2005 3:00 p. m.  
Blogger Hans - El Ratón de Biblioteca said...

Me encantó, amigo mío. Ya te he dicho que tu prosa es tan buena o mejor que tu verso. Y el gris también me gusta. Con él puedes dibujar un verdadero arco iris multigris. ¡Felicitaciones!

Ah, a propósito de sonatas... ¿te interesan algunas sonatas de Scarlatti, interpretadas por Horowitz? (Horowitz Plays Scarlatti, así se llama el CD. Una verdadera joyita!!!).

Abrazo melómano y gris!!

junio 14, 2005 7:47 p. m.  
Blogger Magda de los devastados said...

Lindo, gracias por tu regalo.

junio 14, 2005 8:41 p. m.  
Blogger Elisa de Cremona said...

el invierno nos vuelve grises?

junio 15, 2005 10:29 a. m.  
Anonymous Celeste la causa perdida said...

a mi me gusta el celeste cielo, color q se confunde con gris celeste a medida que se entreparentisea el otoño en azul invierno.

Yo estoy leyendo un libro de gatos de la República de Miranda.

junio 15, 2005 8:39 p. m.  
Blogger unsologato said...

Gracias Enigma, Pablo Ferre, Angelorum, Eli, amigo Hans, anotado Horowitz.
Gracias, Elisa, Magda y Serendipity.

Gran ósculo multicolor con bordes grises para todos.
Abrazo felino.

junio 16, 2005 8:07 a. m.  
Blogger frank said...

el poeta sacó del maletín una palabra blanca y la comparó con los cielos
meneó la cabeza
sacó una palabra negra
la comparó

el cielo metió mano
en el maletín del poeta
y sacó las palabras correctas
y las pintó en su frente
las dibujó en sus ojos de diafragma

el poeta encendió el computador
e imprimió lo visto
antes del punto final
imprimió lo sentido

junio 21, 2005 7:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

El Tiempo Buenos Aires Aerod.